Asesores de Empresa
Somos "€urólogos"

Queremos ayudarte, tu proyecto merece el máximo de atención, ¡Puedes hacerlo!. Método CATyO, para el desarrollo de la pequeña empresa.

Comunicación/Comercial

No te plantees nunca el iniciar un negocio si no eres capaz de vender, informar, difundir, cautivar. En definitiva, de comunicar todo lo bueno que hay en ti. Deberás afrontar los retos de una comunicación continua y variada con clientes, proveedores, bancarios, timadores, morosos, etc. El abanico es amplio, pero cierto. Por lo tanto este es tu primer reto, analiza tus cualidades y responde a estas preguntas:

 “¿sabré comunicar lo adecuado a mi interlocutor?”

“¿sabré obtener la información que necesito de mi interlocutor?·”

 Si sabes comunicar podrás llegar a donde quieras. Si eso no sucede, deberás conformarte con ser un técnico que dependerá siempre de terceras personas. 

Y recuerda, el buen vendedor es el que sabe detectar necesidades y dispone de productos o servicios que las pueden satisfacer. 

Administración

La tarea de administración de una empresa es compleja y puede llegar a ser muy sofisticada. Requiere de conocimientos muy diversos: Contabilidad, fiscalidad, laboral, presupuestos, gestión de tesorería, planificación financiera, medios de cobro y de pago, financiación de circulante e inversiones, patrimonio, accionistas, etc. Cuanto mayor es el tamaño de una empresa mayores son los mecanismos de control y de gestión que se necesitan. Para iniciar un proyecto es necesario que tengamos en cuenta unos aspectos básicos:

Inversión y obtención de los recursos: que medios necesitamos para empezar a funcionar y de donde vamos a obtener los recursos. Este es el principio fundamental, sin tener definido  este aspecto mejor no seguir adelante, el “famoso” plan de negocio sirve para plasmar, entre otras, esta realidad.

* Previsión de ingresos y gastos: tenemos que intentar conocer desde el principio estos factores:

    - ¿Que valor pueden tener nuestras ventas?

    - ¿Que valor tiene nuestras compras de materias primas (si es que compramos)?

    - Y en consecuencia, ¿que margen estamos obteniendo por nuestras ventas?

    - Cuanto pagamos de costes fijos y de estructura, alquiler, teléfono, profesionales, etc.

* Sistemas de gestión para realizar las tareas básicas de funcionamiento:

    - Facturación

    - Medios de cobros y de pagos

    - Presupuestos

* Tesorería de reserva: Para que un proyecto madure y sea viable no hay una norma fija que lo indique, pero es aconsejable poder disponer de recursos económicos suficientes para hacer frente a 2 años de pérdidas continuas aunque descendientes.

* Compromisos legales: el cumplimiento de la legalidad, en materia de impuestos, Seg. Social, permisos administrativos, etc., sin duda ahorrará tiempo y dinero a largo plazo. Aunque exista la tentación de saltarse alguno de los pasos que la legislación nos impone, el riesgo que se asume es muy grande y en contrapartida puede suponer un quebranto de considerables consecuencias por multas y sanciones de toda índole.

Técnica

Este es sin duda el elemento que todos consideramos crucial, que más conocemos. Sabemos hacer algo y deseamos vivir de ello, nuestros conocimientos, aplicados en la dirección correcta, nos pueden facilitar un status de vida adecuado y mejorar nuestro nivel económico y social a medio plazo. Pero cuidado, no podemos caer en la autocomplacencia, el mundo cambia muy rápido, lo que hoy es  esencial, mañana puede quedar obsoleto. Necesitamos valorar lo que sabemos hacer, en función de lo que el mercado solicita en cada momento y por supuesto, debemos tener capacidad de adaptación a nuevas tendencias, nuevos productos o nuevos servicios, que nos permitan continuar aportando valor añadido al trabajo realizado. Cualquier profesión está sujeta a cambios de todo tipo, por lo tanto el emprendedor, el empresario, está obligado a mantener un nivel de información que le permita estar al día en todo lo que afecte a su negocio.  La técnica adquirida en tiempos pretéritos debe ser combinada con el continuo aprendizaje de nuevos sistemas de producción / comercialización que nos permita seguir siendo competitivos.

Organización

Todo lo anterior es fundamental, es la esencia que nos permitirá iniciar el proyecto tan deseado y que tanta ilusión genera en quien lo puede plasmar en una realidad.Pero cuidado, no podemos dormirnos en los laureles. Una empresa no lo es hasta que no consigue un tamaño adecuado y una «velocidad de crucero» constante. Es mejor tener 10.000 clientes a los que facturar 1 € al mes, a cada uno, que 1 cliente al que se factura 10.000 €. En el primer caso tendremos una empresa bien segmentada, en el segundo seremos «esclavos» de nuestro mercado y no dispondremos de la independencia necesaria para organizar una adecuada estructura. La organización de las empresas es algo en constante evolución. En función del crecimiento, de la necesidad de personal, del nº de clientes o de locales, necesitaremos ir modificando este apartado. La formación de equipos y la delegación de funciones, es factor esencial en este previsible crecimiento.  Si no somos capaces de hacerlo adecuadamente, estaremos entrando en una situación de inseguridad que puede desembocar en el estancamiento, o incluso en la desaparición, lo que se denomina “MORIR DE ÉXITO”. Para que esto no suceda te proponemos profundizar al máximo en el método CATyO y afrontar con solvencia los retos que el futuro depara a todo buen empresario.

Mapa
Llamada
Email
Acerca de