Método CATyO

Queremos ayudarte, tu proyecto merece el máximo de atención
Puedes hacerlo! Método CATyO, para el desarrollo del autónomo, pymes y startups
Afronta con solvencia los retos que el futuro depara a todo buen empresario

Hemos creado más de 100 empresas por mandato de nuestros clientes
Gestionamos más de 300 nóminas
Más de 100 clientes confían en nuestro despacho
Presentamos más de 3.000 documentos al años a diversos estamentos públicos
Digitalizamos más de 20.000 documentos al año

En definitiva, más de 20 años dedicados al asesoramiento y la gestión de empresas de ámbito mercantil y financiero

PYME
Autónomos
Gran empresa

Te ayudamos a iniciar tu negocio y estamos a tu lado en todo momento. Te asesoramos para que te puedas dedicar a vender, informar, difundir, cautivar… En definitiva, comunicar todo lo bueno que hay en ti, tú eres el mejor comercial de tu empresa. Afronta con seguridad los retos de una comunicación continua y variada con clientes, proveedores, bancarios, morosos, etc…

Analiza tus cualidades y responde a estas preguntas:

¿Sabré comunicar lo adecuado a mi interlocutor?

¿Sabré obtener la información que necesito de mi interlocutor?

Si sabes comunicar podrás llegar a donde quieras y recuerda el buen vendedor es el que sabe detectar necesidades y dispone de productos o servicios que las pueden satisfacer.

Te gestionamos las cuentas y te asesoramos en la administración de tu empresa para liberarte de estas tareas que pueden llegar a ser muy complejas. Se requiere de conocimientos muy diversos: contabilidad, fiscalidad, laboral, presupuestos, gestión de tesorería, planificación financiera, medios de cobro y de pago, financiación de circulante e inversiones, patrimonio, accionistas, etc… Cuanto mayor es el tamaño de una empresa, mayores son los mecanismos de control y de gestión que se necesitan. Para iniciar un proyecto es necesario que tengas en cuenta unos aspectos básicos:

Inversión y obtención de los recursos: que medios necesitas para empezar a funcionar y de donde vas a obtener los recursos

Previsión de ingresos y gastos: debes intentar conocer desde el principio estos factores:

¿Qué valor pueden tener tus ventas?

¿Qué valor tienen tus compras de materias primas (si es que compras)?

¿Qué margen estas obteniendo por tus ventas?

¿Cuánto pagas de costes fijos y de estructura: alquiler, teléfono, profesionales, etc…?

¿Qué sistemas de gestión utilizas para realizar las tareas básicas de funcionamiento: facturación, medios de cobros y de pagos, presupuestos…?

Tesorería de reserva: Para que un proyecto madure y sea viable no hay una norma fija que lo indique, pero es aconsejable poder disponer de recursos económicos suficientes para hacer frente a 2 años de pérdidas continuas aunque descendientes.

Compromisos legales: el cumplimiento de la legalidad, en materia de impuestos, Seguridad Social, permisos administrativos, etc., sin duda ahorrará tiempo y dinero a largo plazo. Aunque exista la tentación de saltarse alguno de los pasos que la legislación impone, el riesgo que se asume es muy grande y en contrapartida puede suponer un quebranto de considerables consecuencias por multas y sanciones de toda índole.

Valoramos las necesidades técnicas de tu empresa, en función de lo que el mercado solicita en cada momento y adaptamos nuestros conocimientos gracias a un continuo aprendizaje de nuevos sistemas de producción y comercialización, que nos permite seguir siendo competitivos aportando valor añadido al trabajo, frente a las nuevas tendencias, nuevos productos o nuevos servicios. Necesitamos valorar la actividad que desarrollas, cualquier profesión está sujeta a cambios de todo tipo, por lo tanto el emprendedor, el empresario, está obligado a mantener un nivel de información que permita estar al día en todo lo que afecte al desarrollo de la actividad.

Estamos a tu lado para ayudarte en la organización empresarial y conseguir un tamaño adecuado y una “velocidad de crucero” constante en la consecución de una cartera de clientes y sostenibilidad de tu negocio que tanta ilusión genera. En función del crecimiento, de la necesidad de personal, del nº de clientes o de locales, la formación de equipos y la delegación de funciones nos adaptaremos para afrontar con solvencia los retos de futuro.

Todo lo anterior es fundamental, es la esencia que te permitirá iniciar el proyecto tan deseado y disponer de la independencia necesaria para organizar una adecuada estructura, la formación de equipos y la delegación de funciones, es factor esencial en este previsible crecimiento.